CAFÉ INTENSO

Si busco un café intenso, me das

noventa por ciento de leche.

Eres esa camarera con

la peor de las malas ostias,

te faltó escupir en la taza

siempre con sonrisa en la boca.

 

Esa boca, si, que perdono

por absolutamente todo.

Pero el café fue imperdonable.

Hay que estar bastante loca

al manchar algo tan sagrado.

 

Ponme los cuernos si lo quieres,

insúltame, pégame pero

por el café si que me pierdes.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *