CARTA VERTICAL

Se supone que los miras
y tienes que creer en ellos,
pero sus letras son fantasmas
de distintos universos.

Visten colorido, 
robado de algún circo,
les miras a la cara
y piensan que van de gala.

Los paseitos de la fama
se los marcan en su casa,
por que nadie los escucha
cuando quieren partir pana.

Se quejan de la música
y la poesía tradicional,
con su arte moderno 
y estilo mundanal.

Son reconocibles 
a simple vista,
una mirada vacía
y un talento que da risa.

Tratan de ir de duros
dando más bien pena,
valorando a la mujer
por debajo del pan.

Saben lo justo de leer
para publicar en Instagram.
Son artistas innovadores…
yo innovo lo mismo al cagar.

Un silbido de mi boca 
vale más que su carrera,
si a carrera le llamamos
dar vergüenza ajena.

Por último un consejo.
Eutanasia a vuestro boli,
sufre de intoxicación
por artista sin pasión.

Perdón por la calidad
y tono de estos versos,
lo he escrito en los cinco minutos
que ellos han plagiado un texto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *