DESCONOZCO EL PARADERO

Desconozco el paradero

de lo que una vez

me hiciste sentir.

 

Ando dando palos de ciego

entre una densa niebla

y si, por la noche.

 

No encuentro aquello especial

que me empujó hacia ti.

Ni si quiera sé por dónde empezar.

 

Lo busqué por todas las partes,

de mujeres.

Pintadas con geles de placer,

y despecho.

 

Ahora jamás lo veré,

porque olvidé toda señal,

de tanto desgastar el recuerdo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *