ESOS KILOS DE MAS

 

Entre llanto y llanto

te vi marchar.

 

Agradecido de lo vivido

con otro sujetando tu mano.

Contigo el tiempo fue diamante.

Ahora pasa en tragos de vino.

 

Y dices que puedo recuperarte,

que el otro no es ya tan importante.

Pero no fui yo quien te perdió,

tú fuiste y eres la de la traición.

 

Así, me tomo el recuperarte,

igual que perder esos kilos de más.

A mí me encantaría, de verdad,

mas resulta que no me apetece.

 

 

Salúdame por mi página de Facebook pulsando aquí: VISITAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *