MIRADA CRUZADA

Una mirada cruzada

seguro es de casualidad.

 

Dos miradas cruzadas

pueden ser buscadas.

 

La tercera mirada cruzada

activa un pequeño imán.

 

La cuarta mirada cruzada

suele ser mucho larga.

Segundos de comprensión y duda.

El miedo a la atracción

acompañado de unas sonrisas.

 

A la quinta se abre

un abismo de posibilidades,

todas nuevas, a descubrir.

 

Ahora bien, con mi suerte,

pertenecerá a una banda

de viles atracadores,

y las miradas cómplices,

el estudio de una víctima

con graves problemas sentimentales.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *