PRECIPICIO DE LOS PERDIDOS

 

Se habla de la búsqueda de miradas,

de lo poética que resulta.

Pero copia el estilo del más allá,

escasean testimonios de vuelta.

 

Quien encuentra final feliz, se queda.

Quien vive lo contrario, no habla de ello.

Pase lo que pase, nadie se entera.

Es el Triángulo de las Bermudas

de los dementes en busca del amor.

 

Ciegos por un tesoro tan ansiado,

rumbo al precipicio de los perdidos.

Como yo, tontos sin freno de mano.

 

 

Salúdame por mi página de Facebook pulsando aquí: VISITAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *