SI TODO SE TUERCE

 

Hay momentos, mareas altas

que engullen el dorado de la playa.

Cuando las nubes pintan el agua

con ese color fuerte grisáceo

para recordarte no salir de casa.

 

Conoces personas que pasan y no piensan

que dejan tras de sí una tormenta, en ti.

Y es así, cómo cada día,

te apetece salir menos de casa.

 

Pero miro la pared donde colgué

imágenes de todos mis sueños,

los que me empujan a salir,

aun cayendo rayos en mi puerta,

a escribir sin parar.

Hasta que acierte los signos de puntuación

y las palabras me salgan rectas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *