YO

El tiempo es un guepardo
cada vez que miro adelante.
Se queda estacionario 
cuando miro hacia detrás.

Sentía quemaduras en el alma
si pensaba en mi vida,
si fallaba en mis principios,
si caía o perdía.

Los días me aplastaban
con el peso de mis sueños.
Las noches eran largas
entre tanto lamento.

Así, con los ojos secos
y desangrado por dentro,
salté hacia el miedo.

Era hora de desangrarme con los textos,
llorar con cada verso.
Y contra el resto de puñales,
sacar el payaso que llevo dentro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

I accept that my given data and my IP address is sent to a server in the USA only for the purpose of spam prevention through the Akismet program.More information on Akismet and GDPR.